Dom. May 19th, 2019

SCT MEDIARÁ EN ‘ENCONTRONAZO’ YUNES-FERROMEX; EN 2017 SISTEMA FERROVIARIO SUFRIÓ MÁS DE 10 MIL ACTOS DE VANDALISMO

Luego del encontronazo entre la empresa Ferromex y el Gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, tras el accidente o posible sabotaje al tren de carga ocurrido el pasado fin de semana en Orizaba que dejó 17 vagones descarrilados y 7 personas heridas, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) mediará entre ambos, y a través de la Agencia Reguladora del Transporte Ferroviario hará la investigación respectiva.

Y es que la situación ya es intolerable. De acuerdo al Sistema Ferroviario Mexicano, solo entre Octubre y Diciembre de 2017 se registraron 720 robos y asaltos a ferrocarriles en el País, es decir, un promedio de 240 mensuales o bien, 8 a diario, lo que representa un incremento del 476 por ciento respecto del primer trimestre de ese mismo año cuando se produjeron 125, y del gran total, 824 que representan 47 por ciento se cometieron en los estados de Veracruz, Puebla, Guanajuato y Querétaro —en ese orden—, y la inmensa mayoría tiene como objetivo principal productos alimenticios, básicamente en su modalidad de granos; carga, y componentes de unidades de arrastre, cables y partes de vías o de señales. Veracruz acumuló en el último trimestre del año pasado, 276; Puebla, 230, 196 en Guanajuato, y 122 en Querétaro.

En los recientes 6 sabotajes entre Veracruz y Puebla se quedaron volcadas locomotoras, plataformas, tolvas y se levantaron pedazos de vía, recurriendo la delincuencia y algunos pobladores a cierre de válvulas de frenos, barricadas y manipulación de cambio de vías para causar descarrilamientos y de pobladores para detener la marcha de trenes y luego saquearlos.

En todo el 2017 el sistema ferroviario del País sufrió más de 10 mil actos de vandalismo, es decir, un promedio de 29 al día, según cifras de la Agencia Reguladora del Transporte Ferroviario, órgano desconcentrado de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes. El año pasado se denunciaron 1 mil 752 robos tanto a trenes como de infraestructura, lo cual incluye cables, componentes de vías y diésel, pero 68 por ciento (mil 196) fue hurto de cargas, entre ellas granos, vinos, alimentos procesados, material para la construcción, electrodomésticos y productos de línea blanca.

En menor medida se roban productos terminados y de consumo, como perfumes, herramientas, papel para imprenta, artículos para mascotas, detergentes, suavizantes, jabones, juguetes, consolas de videojuegos, ropa, telas, carteras y mochilas. De acuerdo con investigaciones de dependencias federales, en los hurtos participan tanto pobladores como organizaciones criminales, las cuales utilizan a menores de edad para detener la marcha de los trenes.

Entre los objetos para obstruir las vías están: automoviles, llantas, madera y piedras. Jorge Peralta, director de Relaciones Institucionales de Ferromex, comentó que el reciente accidente se debió a un sabotaje ocasionado por personas ajenas que dividieron el tren y, al ocasionar que los vagones se separaran, parte del tren se regresó a Orizaba impactándose finalmente en otra máquina.

“Sí, fue un sabotaje, intentaron descarrilar las unidades para robarse la mercancía; para ello separan el tren, pero no lo pueden frenar y los vagones se vinieron con la gravedad de la pendiente de la montaña”, detalló, al tiempo que atribuyó esta acción a un grupo delictivo. Así las cosas…