Mie. Abr 24th, 2019

Se casa la primera pareja mexicana del mismo sexo bajo la ley de su país, pero en el extranjero

NUEVA YORK — Daniel Berezowsky y Jaime Chávez Alor se casaron el 26 de noviembre en Nueva York. Diego Gómez Pickering, el cónsul general mexicano en esa ciudad, ofició la ceremonia en su residencia en el vecindario del Upper East Side frente a veinticinco familiares y amigos.

El matrimonio es el primero entre una pareja del mismo sexo que vive afuera de México pero que se realiza en concordancia con la ley mexicana, un hito para la lucha igualitaria de migrantes mexicanos LGBT en Nueva York y en otros lugares, de acuerdo con la Oficina de Asuntos Internacionales de la Alcaldía neoyorquina.

Berezowsky, de 32 años, es especialista en derechos humanos y estratega de comunicaciones para Shift, organización neoyorquina que busca resolver temas de negocios y derechos humanos. Se graduó de la Universidad Iberoamericana en Ciudad de México y tiene una maestría en Asuntos Internacionales de la Universidad de Columbia.

Chávez Alor, de 31 años, también trabaja en Nueva York y es abogado para el Vance Center, organización sin fines de lucro que da representación pro bono a organizaciones de justicia social para temas de justicia internacional y derechos humanos. Es graduado de la Escuela Libre de Derecho, universidad de Ciudad de México, y tiene una maestría en Derecho por Columbia.

La pareja se conoció cuando cursaban la preparatoria en Ciudad de México, en 2006, y Berezowsky y Chávez Alor comenzaron a salir en 2012 después de volver a ponerse en contacto por Facebook.

En mayo pasado, los dos mexicanos intentaron conseguir una licencia de matrimonio en el Consulado General de México en Nueva York, pero la Secretaría de Relaciones Exteriores les negó el permiso al argumentar que el matrimonio igualitario no es parte del código civil federal. En México solamente se reconoce el matrimonio igualitario en la capital y en menos de la mitad de los otros 31 estados.

“Se nos hizo discriminatorio”, dijo Berezowsky. “No tenían bases para negárnoslo. Teníamos todo el derecho de casarnos”.

Decidieron presentar un amparo, figura para garantizar la protección de derechos constitucionales, en una corte civil federal en México.

El 19 de octubre, el tribunal falló a su favor y rechazó el argumento de la cancillería de que la pareja podía casarse si viajaba a Ciudad de México o a alguno de los estados que ya tiene leyes para reconocer el matrimonio igualitario.

El gobierno federal mexicano entonces emitió la licencia para la pareja. Su unión, con reconocimiento legal en todo el país, podría abrir la puerta a que otras parejas mexicanas del mismo sexo en distintas partes del mundo puedan casarse en embajadas y consulados en concordancia con la ley de México. Es un avance importante dado que hay doce millones de mexicanos que viven fuera de ese país, de acuerdo con cifras oficiales.

“Se siente como que, después de meses y meses de noes y de rechazos, por fin pudimos hacer lo que debería habernos tomado solamente una semana para lograr”, dijo Berezowsky. “Sobra decir que los dos estamos muy emocionados con el fallo”.

Berezowsky indicó que la decisión sobre su amparo tendría también otro propósito: “Regresará la discusión sobre el matrimonio igualitario a México donde hace poco los candidatos presidenciales decían que no es un tema nacional y que le compete solo a los gobiernos estatales y locales. Pero este fallo le debería dejar claro al gobierno federal mexicano que el matrimonio igualitario debe ser legal en todo el país”.