TIERRA DE BABEL

México, barca de miedos y desesperanzas

 

Dirán que otra vez la burra al trigo, dale con la misma cantaleta, más pan con lo mismo (ya ni a eso llegamos), pero lo que se ve no se juzga, dicen, aunque debe de juzgarse porque las apariencias engañan: la realidad es la misma y sigue empeorando, pese a que algunos afirman que no pasa nada. Desearía comentarles algo positivo, pero sólo se me ocurre: “No por mucho madrugar amanece más temprano”, lo que me aterroriza por la película “El resplandor” de Stanley Kubrick.

A veces ocurre que la realidad es más escabrosa y terrible que la fantasía. Como dijo Alfred Hitchcock: “Un vistazo al mundo prueba que el horror no es otra cosa más que la realidad”. Y Thomas Hobbes, en su Leviatán, nos advierte que “el Infierno es darse cuenta de la realidad demasiado tarde”.

El mundo está hinchado de rencores -¿tumores?- y segrega pus de indiferencia y desigualdades. No hace falta buscarle mucho y encontrar muestras de descomposición humana y social. Como quiera que sea, como dice la canción “…yo pa’ arriba volteo muy poco, tu pa’ abajo no sabes mirar”. Dime con quién andas y te daré mi amistad y apoyo. Sucede entre ricos y pobres, pero también entre ricos y ricos, y entre pobres y pobres. O sea, aquí y en China.

Se empieza desde la mirada: no nos miramos para nada; no miramos ni vemos al de al lado. ¿Acaso te conozco? Se nos fue la humildad; se nos perdió la solidaridad. Antes de poner la otra mejilla, la verdad “¡te parto tu madre!”

México está partido en mil pedazos (las apariciones de bolsas negras con cuerpos descuartizados o desmembrados, ¿les dice algo?). Cada quien jala conforme a sus intereses, el de sus familiares, amigos, compadres y…

La incredulidad y la desconfianza son nuestro estigma. Aunque no recuerdo quien dijo que hay más creyentes que científicos porque es más fácil creer que razonar. Igual con la desconfianza, ésta es más fácil que otorgar un milímetro de nosotros mismos al prójimo. Y todo, ¿por miedo? En alguna parte de la novela Un buzón en el cementerio, de Williams Deer, leí: “Nunca pudiste con el infierno que te arrastraba y, al final, te venciste en una barca de miedos y desesperanzas”.

¿Dónde queda nuestra capacidad creativa? ¿La hay aún? Sí: la noche es larga y tenemos que andar, soñar, vigilar, vivir… Dijera Drácula: “Nadie sabe lo dulce y querida que puede ser la mañana para los ojos y el corazón, hasta que soporta los tormentos de la noche”.

 

Los días y los temas

 

En un pendón gubernamental leí que la violencia también se puede medir; les comparto el “violentómetro” (del 1 al 30): 1. Bromas hirientes; 2. Chantajear; 3. Mentir, engañar; 4. Ignorar, ley del hielo; 5. Celar; 6. Culpabilizar; 7. Descalificar; 8. Ridiculizar, ofender; 9. Humillar en público; 10. Intimidar, amenazar; 11, 12 y 13. Controlar, prohibir (amistades, familiares, dinero, lugares, apariencias, actividades, celulares, mails y redes sociales); 14. Destruir artículos personales; 15. Manosear; 16. Caricias agresivas; 17. Golpear “jugando”; 18. Pellizcar, arañar; 19. Empujar, jalonear; 20. Cachetear; 21. Patear; 22. Encerrar, aislar; 23. Amenazar con objetos o armas; 24. Amenazar de muerte; 25. Forzar a una relación sexual; 26. Abuso sexual; 27. Violar; 28. Mutilar; 29 y 30. Asesinar.

¿En qué grado de violencia queda usted o su próximo? Ojo, mucho ojo.

 

De cinismo y anexas

 

“Hay que ser siempre cómico en una tragedia. ¿Qué demonios se puede hacer si no?”, dijo G. K. Chesterton.

TIERRA DE BABEL

Jorge Arturo Rodríguez

La serpiente no posee párpados

No me lo tomen a mal, pero la verdad es que las cosas se están poniendo color de hormiga, y este color es suave si consideramos que la situación se pondrá peor, y no necesitamos de prestidigitadores, videntes, charlatanes –los hay por todos lados-, para saber que si el mundo no se acaba, al menos quedará en manos de otros seres, a los cuales les valdrá pura madre la existencia de la humanidad como la conocemos hasta ahora, bueno la poca humanidad que nos queda, porque cada vez más nos desfiguramos, no nos reconocemos ni a nosotros mismos y entonces surge la negación, la intolerancia, la violencia, la anulación. Sí, es un exageración, dirán, pero que cada quien saque su cuenta o cuente sus días… ¡Qué fatalista suena!

Mi genial amigo Pascal escribió que “el hombre no sabe en qué puesto ubicarse. Evidentemente, está perdido, y caído de su verdadero lugar, que no puede volver a encontrar. Lo busca por todas partes con inquietud y sin éxito en tinieblas impenetrables”. Ahí ‘ta. Si hay esperanzas, por favor denme la dirección, con mucha discreción y cuidado, por aquello del espionaje, porque si no, chance lleguen primero los malandrines mercenarios y ya valimos nada.

A todos nos toca. ¿Quién se salva? Ya lo dijo el boxeador Julio César Chávez, por el asesinato de su hermano, “desafortunadamente se ha venido una inseguridad en Culiacán y en todas partes. Debemos unirnos todos los mexicanos para denunciar, para apoyarnos unos a los otros. Parece que no hay gobierno”. Bien “unirnos”, palabra que vengo escuchando últimamente en todos partes y que alcanzo a percibir que es puro bla, bla, bla, pero quién se avienta primero a iniciar esa unión. ¿Quién tira la primera acción? Con mucha razón se le llama “crimen organizado” porque las autoridades y ahora la sociedad civil estamos divididos, indefensos por temerosos. ¿Será mejor huir?

En el informe sobre América Latina No. 61, de fecha 28 de febrero de 2017, “Veracruz: reparar el estado de terror de México”, de International Crisis Group, leo: “Considerada en su momento un eje secundario de la economía criminal de México, Veracruz hoy se enfrenta a las devastadoras verdades de más de una década de violencia y corrupción a gran escala. Se cree que al menos 2.750 personas han desaparecido en un estado cuyo exgobernador es buscado por numerosos casos de malversación. Los asesinatos de diecisiete periodistas desde 2010 son los ejemplos más notorios de un torbellino de homicidios que tuvieron como objetivo, entre otros, a profesionales jurídicos, agentes policiales, potenciales testigos de delitos y cualquier civil que se atreviera a poner freno a las ambiciones de una multitud de organizaciones criminales y sus cómplices políticos”. ¡Gulp! ¿Ha cambiado la situación? ¿Quién dice yo? Yo me quedo con Roque Dalton: “Dolor el de la serpiente que no posee párpados./ Cómo no tener el veneno de saludo/ ignorando la fácil solución de incluirnos en la sombra?”

Los días y los temas

Javier Duarte de Ochoa, exgobernador de Veracruz, pos que siempre sí acepta el proceso de extradición. Sonriente, semblante sereno y sarcástico al mismo tiempo, combinación de gestos que obliga a la pregunta: ¿Por qué será? La vida no es muy seria en sus cosas, ¿verdad, Juan Rulfo?

De cinismo y anexas

No falten a la interesante exposición “Imaginario mexicano”, de la escultora Evelin Viveros SG, en las instalaciones del Congreso del Estado de Veracruz”, el próximo lunes 3 de julio del presente, a las 17:00 horas.

LAS CONSECUENCIAS DE LA BRAVUCONERÍA

POR PABLOJAIRORTEGA

Desencajado, así salió el gobernador a dar la cara frente a su camarita para el Tuiter y el Feis… ¿Ya le habrá caído el veinte, señor gobernador? ¿Ya entendió por fin que ha sido rebasado? ¿Ya entendió que Veracruz no es un estado cuyos problemas de seguridad se resuelven vía Periscope o saliendo a pasear de la manita con Téllez Marié para tomarse la foto en el café como un par de enamorados?

Y discúlpeme por recordárselo, pero fue una promesa/estrategia de campaña el utilizar el tema de la inseguridad para elevar sus bonos políticos y afianzar con necedad su nefasto proyecto político/familiar.

Están matando veracruzanos que usted prometió proteger, señor gobernador.

Desde campaña usted se la pasó pregonando que era el muchacho chicho para combatir a los delincuentes en Veracruz. Hizo hasta comerciales acá muy “modertnos” donde se le veía poniendo los dedos en una pantalla, en un iPad, así como un promocional mal hecho de CSI Región 4.

Todo mundo le recuerda –y usted acaba de admitirlo– que ya pasaron esos 6 meses que usted se impuso como plazo para terminar con la inseguridad en Veracruz. Repitió eso hasta el cansancio como así se lo sugirieron sus asesores de campaña.

Hoy la realidad le explota en la cara, señor gobernador: sus estrategias simplemente no funcionan, como tampoco le funcionaban a Duarte y usted criticaba en abierto o alentaba a sus aliados para que el tema fuese viralizado. Hizo crecer el tema de la delincuencia en Veracruz porque así le convino en el momento para venderse como el salvador de la entidad; porque así convenía para ganar votos.

Sus discursos incendiarios, espectáculos mediáticos y filtraciones burdas a la prensa (como lo hacía Duarte), lo único que han logrado es que usted hoy esté cosechando el encono de una sociedad que ya está harta. Y en medio de ese encono, la violencia crece, creció, mucho. Demasiado.

Estaba (y, al parecer, lo sigue estando) más preocupado en las intrigas, en los susurros, en la perversidad política, que en verdaderamente planear estrategias de seguridad… ¿Por qué nunca llegó el general de alto rango del Ejército a la Secretaría de Seguridad Pública? ¿Acaso el Ejército le dio la espalda y no quiso involucrarse con usted más allá de prestarle elementos como la Policía Militar que no está bajo su mando?

Cuando fue gobernador electo, siguió usando el discurso del odio para, según usted, aplastar a lo poco que quedaba de sus “enemigos”. Siguió por esa postura belicosa donde incluso dijo que no lo querían dejar llegar a gobernar Veracruz porque usted tenía una información que cimbraría al estado.

Una vez instalado como mandatario estatal, siguió la bravuconería: como ya sus “enemigos” (al menos una parte) eran perseguidos, ahora prefirió buscar un nuevo reto en la delincuencia organizada, quienes ya también le contestaron de frente por una sencilla razón: no tienen nada qué perder y sí mucha carne de cañón gracias al desempleo que se ha generado en los últimos meses, a las deudas, al hambre.

El problema, señor gobernador, es que los platos rotos ya lo comenzaron a pagar inocentes, como el caso de los tres empleados de una empresa de anuncios espectaculares. Así como su cuate Chong decía “Ya sabemos quiénes son y vamos por ellos”, entonces ¿por qué demonios entonces no los han capturado? ¿No que había trabajo de inteligencia? ¿Quiere que este estado, como dicen en la película de “El Infierno”, se convierta en un país de soplones sin que haya garantía alguna de que el mismo gobernador ventile quién pasa la información como sucede con las cámaras del restaurante La Bamba?

Y a lo mejor tenga usted alguien que le endulce el oído diciéndole “Todo está bien, bebé, no pasa nada”… Hoy usted dice que no niega la realidad como la negaba Duarte, pero ya está cayendo en el mismo discurso del odiado ex gobernador; usted dice que es un asunto entre malosos, y lo mismo decía el que está detenido en Guatemala.

Ya mataron niños, como también casi le pasa a Duarte cuando tiraron una granada en el Acuario de Veracruz. Y ya de paso dijo en su mensaje que el papá de los chavitos estaría involucrado en un evento de delincuencia… como lo hacía Duarte.

En resumen, nada ha mejorado, todo ha empeorado y usted está más clavado en el asunto electoral y en posicionar a su vástago como gobernador en 2018 mientras a Veracruz se lo está llevando el carajo.

Tiene una guerra abierta, de frente con la delincuencia organizada, y están pagando el pato inocentes o policías que deberían por lo menos echarse tranquilamente un coctel de camarones.

Ese es el estado fallido que hoy tenemos gracias a usted. Es el estado fallido que le entregaron y no ha podido resolver en el tema de seguridad, porque usted anda pensando en la grande (no es albur); o anda pensando en la grande de Osorio Chong o la de Anaya; usted anda pensando en todo lo que sea para seguir teniendo poder político y dinero, pero perdió el piso de la esencia de la política: servir.

Hoy tiene usted enfrente las consecuencias de la bravuconería y recurre a su arma más adecuada para estos momentos: refugiarse en la zalamería de las redes sociales, donde un ejército etéreo de cibernautas lo felicita, le echa flores, cebollazos, halagos… Igual como cuando Gina Domínguez contrataba usuarios falsos para alabar a Duarte.

Este sábado la violencia llegó a extremos que no deberían llegar: 4 niños masacrados por balas. El mayorcito tenía 6 años.

También mataron a un jefe de la Policía Federal a quien muchos reconocen como un buen elemento. Fue masacrado a balazos en un restaurante familiar y muy popular de Cardel, donde muchos llegamos a desayunar o a comer; cientos de familias diariamente van a “La Bamba” como parte de una tradición de viajeros.

Hubo mucho más muertos. De hecho, según los conteos en medios, hay alrededor de 10 asesinados diarios con violencia. Este sábado, según cuentas de periodistas, hubo por lo menos 19.

Y quizás recurra a la vieja confiable de barrer para atrás: “Me dejaron así el estado”, “Duarte y Fidel metieron a la delincuencia”, “No nos van a intimidar”, “En poco tiempo no podemos combatir lo que hicieron en 12 años”, mientras sigue jugando a hacerle al perito en la escena del crimen, al policía que evita saqueos, al chavorruco influencer de las redes sociales.

Asuma su responsabilidad, señor gobernador: está fallando usted. Nadie más está cosechando lo que usted se está llevando.

EPÍLOGO POLICIACO: De acuerdo al portal EjeCentral que dirige el periodista Raymundo Rivapalacio, el jefe policiaco Camilo Castagné tuvo varios operativos contra huachicoleros en la entidad. Ante el crimen, la pregunta: ¿por qué el más alto mando de la Policía Federal en Veracruz andaba casi sin escoltas en una zona caliente? (basta recordar las caravanas de gente armada que protegía a Bermúdez, que rayaban casi en la exageración). Cardel también es conocido por ser un lugar estratégico incluso para la delincuencia organizada: el restaurante La Bamba es un punto ubicado en la salida de Cárdel con rutas hacia el norte, centro y sur de Veracruz, con facilidad para escape por ser vías de alta velocidad. Cerca hay un cuartel de la Fuerza Civil, en la comunidad San Pancho (también refugio de malandros) y había antes un retén de Marinos en la caseta de La Antigua. ¿Valía la pena exponerse de esa manera y de paso exponer a los comensales?

EPÍLOGO GRILLO: Dicen que la Asamblea XXII del PRI viene cargada de sorpresas y entre ellas los nombres de los próximos candidatos, de entre todos ha sobresalido uno: Omar Gómez-García, quien ya fue candidato a Diputado Federal Plurinominal y hoy se escucha que será candidato. Sin duda su cercanía a la militancia a través de las redes sociales y su apertura crítica lo hacen una carta fuerte para el Congreso Local. Habrá que seguir los pasos en estos meses del joven PRIMx.

EPÍLOGO ANALÍTICO: Fragmento del texto del periodista Juan Antonio Valencia, experto en temas policiacos y nota roja: “La realidad asusta, la verdad incomoda, pero hay que informar si te gusta el periodismo (no la comunicación) ya sabes de que se trata; de la cruda realidad, de no ocultar lo que acontece, basados en una falsa ética, o que no trastoque los linderos del morbo”.

FRENTE AL PÚBLICO

POR ALVARO QUINO MIXTEGA

El populismo es pan para hoy…hambre para mañana.
Andrés Openhaimer.

Las expectativas Ciudadanas del cambio con el actual Gobierno Estatal, quedo en promesas y el bono de confianza del pueblo veracruzano, se ha agotado.

Como todo tiene un plazo en la vida, los ciclos del actual gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, no han llevado a ningún punto, que deje convencido a quienes votaron por él, por sus promesas tan mencionadas de llevar a la cárcel al ex gobernador Duarte, así como a miembros del gabinete defraudador, algunos malquerientes mencionan de algunas componendas en lo oscurito, para muestra señalan al administrativo del COBAEV Estatal, que anteriormente ocupo ese mismo cargo en la CAEV, donde logro buenos dividendos. No es el único personaje de medio pelo que se menciona, porque los hay de otros calibres que siguen paseándose, como si no estuvieran coludidos de los desvíos del pasado.

Sumado al comentario anterior, los últimos acontecimientos por los que transita el estado en materia de inseguridad, pone a la Ciudadanía en estado de indefensión, de terror y contra la pared, porque ya el escenario escalo de los hombres de a pie, a poner en jaque a las autoridades, que tiene el estado para protegernos. Si bien es cierto que el Gobernador, recibió un estado convulsionado por distintos hechos cometido en el sexenio anterior. Lo cierto es que la Sociedad Veracruzana no desconocía el actuar de Miguel Ángel Yunes, por eso pusieron su confianza, en quien representaba ese escudo para dar la pelea esperada.

Hoy se menciona, que su declaración donde hubo hechos lamentable en la Ciudad de Cardel, Coatzacoalcos, y otros puntos del Sur de Veracruz, fue una manera de poder contener las voces de distintos puntos del estado, que desean recuperar la calma que se ha perdido, desde los dos sexenios anteriores. Ojalá así sea, porque si algo sabe el Gobernador es de asuntos de Seguridad, como de investigar si existen intereses por desestabilizar su régimen.

Cuando ha calmado la pasión por las Alcaldías, muchos ciudadanos se preguntan cuándo nos darán a conocer su 3 de 3, los Candidatos triunfadores no solo del distrito, si bien es cierto que aún no tienen su constancia que los declare triunfador, este gesto de ser una persona transparente y honorable dará la certeza, a quienes ejercieron su voto en los distintos municipios que estamos acorde a lo que la sociedad reclama, que es la transparencia, así como evitar los conflictos de intereses.

Sin duda estaremos pendiente como lo vaya presentando, los triunfadores de cada municipio, de esta forma sabremos cual es el objetivo que tienen en mente quienes serán nuestras autoridades, pero también con cuanto entran y con que salen. Basta ver como el presidente cachetón paso de simple vendedor de plátanos en su infancia, a magnate inmobiliario y de pilón quería dejar a su sucesora en Catemaco., pero los números no le cuadraron.

Bueno hablando de Catemaco, nunca el actual alcalde busco los métodos necesarios para que su municipio creciera en un ambiente de turismo alternativo, debido a que quizás no le intereso el rubro del cual vive y se caracteriza ese lugar, un municipio que dentro de unos meses gobernara Julio Ortega Serrano, nos preguntamos, tendrá la gente indicada para que se mueva Catemaco dentro del ámbito turístico a otro nivel, porque de los que hemos visto, solo ven a Catemaco trayendo un turismo mochilero y eso no sirve, porque son los que llegan a llenar de basura los drenajes de ese lugar.

Se requiere la imagen y presencia de quien sepa manejar el turismo a otro nivel, no importa que Julio tenga que contratar a un equipo que provenga de zonas donde se registre turismo nacional e internacional, no necesariamente tiene que ser de origen Catemaqueño, queda claro, que en ese lugar necesitan de gente preparada que sepa de estas lides turísticas, y no se quede solo en sueños guajiros, porque todo puede suceder si no se ponen abusados en este manejo donde se vea la mano profesional de quienes sepan de este negocio, porque es un negocio que deja mucho dinero cuando se aplican bien las estrategias turísticas.

Catemaco para que salga de ese hoyo enorme, primero tienen que salir de su idiosincrasia y dejar a un lado la ambición de acabarse al turista de un solo bocado, por ello es necesario que el alcalde recién electo, contrate servicios de gente profesionales en ese rubro que le enseñen como hacer crecer a ese municipio con los recursos naturales que tiene de lo contrario y como se ve, se convertirá solo en una zona de visita en el día, y todos a dormir en hoteles de mayor confort en San Andrés Tuxtla, que se está convirtiendo en referente dentro de la actividad relacionada con prestadores de servicios más profesionales y más audaces.