TIERRA DE BABEL

Jorge Arturo Rodríguez

Poco tiempo de amar

Nada por aquí, nada por acá, nada por allá, todo es verdad y mentira. Vivimos en la inmediatez, la instantaneidad del café soluble; en la gratificación –que no gratitud- veloz y aparentemente segura que nos proporciona placer y dicha –¿desdicha?- de no saber nada de uno mismo: que los segundos, los minutos, las horas, el día, la semana, el mes, el año pasen sin más, para evitar contratiempos que producen dolor, porque no sabemos vivir el momento. Antes bien, nos encanta aferrarnos a la nada de la revolución digital, de la tecnología y las comunicaciones (¿) que nos individualizan y nos despojan de sentimientos genuinos y duraderos, de la unión con el prójimo de carne y hueso, porque lo que importa es su destreza de decir “Hola” a través de un aparato aunque esté lejos o cerca. Y llegamos a pensar poco o nada de la vida interior que transcurre, de la vida exterior que se desliza al derrumbe. No lo digo yo, lo dicen los sesudos, científicos, filósofos y demás.

Dicen que el hombre es el único animal que tropieza dos veces o más con la misma piedra. Testarudos que somos, y vuelve la burra al trigo. Sabemos, eso hemos escuchado, oído, visto, mirado –y nomás no entendemos- que el mundo se va acabar, al menos eso dice la canción:

El mundo se va a acabar

El mundo se va a acabar

Si un día me has de querer, te debes apresurar…

no-no-no-no-no no ves que el mar cómo se ha muerto

di si no es cierto, que argumentar

se va a acabar, se está acabando

y tú pensando si me has de amar y digo yo:

Pon atención, no te das cuenta

que el hombre inventa la destrucción,

por la erosión, el río agoniza

y eso da prisa a mi pasión y digo yo:

Ni que dudar, mira la tierra,

con tanta guerra ¿dónde va a andar?;

no hay que esperar que el mundo es loco

y queda poco tiempo de amar.

Y si no creen o suponen que nomás es pura invención, pura charlatanería, pura superstición y pura palabrería mía –iba a decir puras pendejadas mías-, les comparto lo siguiente:

“El grupo de científicos asesores de la ONU en materia de cambio climático afirma que vamos en camino de un aumento de 3 grados. Esto tendría consecuencias desastrosas y el tiempo para evitarlo es cada vez menos. La extinción total de los arrecifes de coral, diez millones de personas más expuestas a inundaciones, cada vez menos zonas aptas para el cultivo de cereales…

“Una diferencia de sólo medio grado de temperatura tendría consecuencias devastadoras para nuestro planeta, por lo que cada vez es más urgente limitar el aumento de la temperatura global a un máximo de 1.5 grados centígrados, advirtió el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático de la ONU (IPCC).

“De hecho, según el reporte, actualmente vamos camino a un aumento de 3 °C, muy por encima del máximo de 2 °C contemplado por los Acuerdos de París sobre cambio climático. Un máximo que, según los científicos, parece además cada vez menos deseable”. (BBC NEWS, 18-10-18).

En tanto, David Archer, profesor del departamento de geociencias de la Universidad de Chicago (EU), dijo que superar el límite es “realmente peligroso”, porque “no se puede detener”.

Insistieron los sesudos que es urgente un cambio en el comportamiento a escala personal, política y global. En el ámbito del hogar, por ejemplo, el IPCC recomienda elegir alimentos que demanden una menor superficie de cultivo y produzcan menos emisiones, así como disminuir la cantidad de desperdicios.

No hay que olvidar, dicen, el poder político que tiene la población y que puede ayudar a modificar las decisiones climáticas a nivel gubernamental. El panorama no es bueno, afirmó Archer, “pero no tiene por qué ser tan malo. La historia aún no se ha escrito”. Ajá. ¡Que siga la fiesta!

Los días y los temas

El escritor Irvine Welsh, autor de la novela Trainspotting que fue llevada al cine por el director Danny Boyle, en entrevista dijo que “estamos viviendo en una época en la que no hay comunismo ni socialismo, hay idiotismo”. ¿Será?

Agregó que “buscamos al mayor idiota en el país y lo elegimos, lo odiamos y lo seguimos eligiendo. Todos los países del mundo están en una misión para encontrar al mayor idiota y votarlo”.

Calificó a los gobernantes actuales como “payasos oportunistas que juegan con los temores de la gente”.

“Es como dijo Bertrand Russell: ‘La gente inteligente está llena de dudas y los idiotas están llenos de certezas’. Queremos que algún idiota nos diga que todo va a estar bien (…) Este es su momento, no sé cuánto durarán, no sé cuánto daño harán, pero ciertamente éste es su momento”. (REUTERS, Buenos Aires/15-10-18).

Ahí les hablan, mexicanitos.

De cinismo y anexas

Lo dijo un personaje del relato “La habitación cerrada”, del escritor Paul Auster: “La vida nos arrastra de muchas maneras que no podemos controlar y casi nada permanece con nosotros. Muere cuando nosotros morimos, y la muerte es algo que nos sucede todos los días”.

Digo, por aquello del Día de Muertos.

No dejen de ir a ver cine mexicano del bueno. Otra vez mi encantadora Dalia Pérez Castañeda, siempre oportuna, entusiasta, impulsora de la cultura, nos invita: “Me complace comentarles sobre la presencia de cine Filmado en Xalapa que se proyectará en Cinetix Plaza Ánimas del 20 de Octubre al 3 de Noviembre. “Escrito con sangre” dirigida por Fabricio Prada, y “El silencio de Augusto” de Adrián Contreras, merecedora de la mención de honor en la Gran Feria del Cine Mexicano, son dos de las cintas que llegan a la pantalla grande en salas comerciales. Esto es el resultado de la calidad de producción de los profesionales del cine en el estado de Veracruz. Apoya la producción cinematográfica nacional y local asistiendo a las salas de cine donde se proyecta nuestro cine, de manera particular mucho me honrarán asistan a las funciones de “El silencio de Augusto”, protagonizada por Regina Orozco y Eduardo Azuri, en donde hago una actuación especial. ¡Qué la disfruten!”

Chequen cartelera. Ahí se ven o ya nos vimos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *