TIERRA DE BABEL

Jorge Arturo Rodríguez

Con Trump o sin él

Mientras los integrantes de la LXIV Legislatura local se siguen acomodando en sus curules para tratar de dar solución o sentar las bases a fin de sanear a Veracruz, las manifestaciones por todos lados y rincones continúan creciendo al ritmo del coraje, el enojo, la impotencia, aunque estoy seguro que casi todos compartimos la desesperación de que el tiempo pasa y vamos de peor en peor, cada día los pobres más pobres y las ratas más ratas… Con Trump o sin él, el mundo se va desmoronando. Hay un desquiciamiento desde la familia, el vecindario, la colonia, la ciudad y hasta las urbes –que no ubres. ¿Cómo no preocuparse y gritar de lo que sucede a diario, aparte del deshacer gubernamental y político o precisamente por eso?
Maquiavelo decía que “todos los Estados bien gobernados y todos los príncipes inteligentes han tenido cuidado de no reducir a la nobleza a la desesperación, ni al pueblo al descontento”. Crece el hartazgo por los excesos de los políticos y autoridades.
En su colaboración “Dinero”, Enrique Galván Ochoa escribió: “Estamos a poco más de un mes de Navidad y la fecha está asociada al aguinaldo. ¿Le gustaría recibir uno de 140 mil 504 pesos? Para eso necesitaría ser uno de los 500 personajes que componen la Cámara de Diputados. En el presupuesto que ellos mismos se autorizaron para 2017 establecieron que su ingreso anual será de un millón 942 mil 911 pesos. Muy sensibles a la inflación, se autorizaron un aumento de 33 mil pesos. Peeero aparte, crearon un fondo para los moches: 20 millones de pesos para cada uno. No todos. Cuando el diputado Agustín Basave, el efímero presidente del PRD, rechazó lo que le tocaba, pudimos conocer que son 20 millones, de los que no tienen que rendir cuentas. Coartada: son para hacer ‘‘obra’’ en sus distritos. Es una nueva hornada de millonarios. Un espectáculo la césarseñal del jefe de los priístas, Camacho Quiroz, cuando ‘‘sacó adelante’’ el presupuesto”. ¿A dónde va tanto dinero y “moche”?
El economista Daniel Kaufman planteó, entre otros puntos básicos para erradicar la corrupción y fomentar el desarrollo, que “la transparencia es necesaria, pero no suficiente. Transparencia con impunidad no da los frutos a un país, tiene que ir mano a mano, tiene que ir con las reformas judiciales, reformas en Estado de derecho y meritocracia en el gobierno”. (Revista R, Reforma, 13-11-16). ¿Y ‘ontá la meritocracia?

De los días y los temas

El nuevo Secretario General de la LXIV Legislatura local, el joven y talentoso Juan José Rivera Castellanos dice que trabajará parejo para todos. Me comentó: “Es una gran responsabilidad, un importante cargo; he sido asesor legislativo, parlamentario, tengo experiencia en esto, prácticamente en todas las áreas de administración; confío que haremos un buen trabajo con sensatez, con profesionalismo y con mucha honestidad”. Eso, eso, eso…
Expresó: “La función de la Secretaría es acercarles a todos los diputados por igual los servicios legislativos, de fiscalización y financieros, esa es la labor, máxime por haber sido nombrado por unanimidad, por lo que voy a cuidar muchísimo que no se trabaje con ningún sesgo en ninguna de las áreas”.
Concluyó: “La agenda legislativa de cada grupo será la que marque el paso. La Secretaría tratará de cumplir cada acuerdo que nos dicte el Congreso, la Mesa Directiva, la Junta de Coordinación”.
Por lo pronto dicen que ya no habrá comparsas ni acarreados ni arrastrados en las comparecencias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *