TIERRA DE BABEL

Jorge Arturo Rodríguez

La dichosa esperanza

Aquí vamos –¿hacia adónde?-, con más campañas, dispendios, promesas y mentiras de candidatos a la gubernatura y a la diputación local ante una población hasta la madre pero necesitada de un pedazo de lo que caiga o al menos de una ilusión que sabe incumplida de antemano pero le anima a seguir esperando. ¡La dichosa esperanza! Aunque ya lo dijo Horacio que las muchas promesas disminuyen la confianza, los mexicanitos jodidos aún no entendemos. Siempre dando otra oportunidad y hundidos en el “Dar el beneficio de la duda”. Una vez está bien, pero más de dos es pendejez.

Lo dijo bien José Luis Sampedro: conseguir un pensamiento libre en la sociedad actual es difícil porque la democracia está pervertida y secuestrada. ¿Por quiénes? En su artículo “¿Demócratas?”, Pedro Salmerón Sanginés escribió: “En tres breves momentos México se ha acercado a la democracia: 1861-1863, 1911-1913 y 1997-2003. El primero fue preparado por el Constituyente de 1856-57, ahogado por la intervención francesa y sobrevivió formalmente de 1867 a 1877. El segundo fue asesinado junto con el presidente legítimo y cientos de mexicanos, y no lo pudo restaurar la convención revolucionaria de 1915. El tercer ensayo lo fueron matando los poderes fácticos y se cerró con el fraude electoral de 2006. Fuera de esos paréntesis, hemos vivido bajo el autoritarismo puro y duro o la democracia ficción”. (La Jornada/3-05-16).

Aunque Jorge Luis Borges haya dicho que la democracia es una superstición muy difundida, un abuso de la estadística, van unos datos publicados en Nexos (noviembre 2015). Respecto a la situación política, 4 de 10 dicen que es preocupante (41%) y 1 de 6 que es peligrosa (17%); 2 de 3 que va a empeorar o seguirá igual de mal (63%).

El interés en la política, como precondición para la participación ciudadana informada, es bajo: sólo 7% dijo interesarse mucho por ella y 38% dijo estar algo interesado. El nivel de interés y la importancia que le adjudican los ciudadanos a la política aumenta con su nivel educativo.

El primer síntoma de que hay un severo desencanto con la política en México es la percepción de que ésta contribuye a mejorar la vida de los mexicanos: en 1959 57% lo creía y en 2014 sólo lo cree 23%.

La confianza que los ciudadanos tienen en que los partidos representen sus intereses se ve mermada por las opiniones mayoritariamente negativas que tienen de ellos: 7 de 10 opinan que sólo sirven para dividir a la gente (72%) y que no sirven para nada (68%). La apatía que sienten los mexicanos con los partidos y las instituciones políticas no debe confundirse con la falta de deseo de participar en la vida pública de su comunidad: 7 de 10 piensan que es importante consultar a los vecinos antes de tomar una decisión que la afecte (72%).

El desencanto con el gobierno y su consecuente falta de legitimidad son evidentes en los altos porcentajes de ciudadanos que creen que cumple poco o nada con sus funciones: resolver los problemas sociales (65%), vigilar la seguridad de las personas (62%), propiciar el desarrollo de la economía (60%) e impartir justicia (54%).

Ahí ‘ta. Esta vez no me pongo pesimista. Simplemente vean a su alrededor. En estos tiempos de campañas electorales, es urgente andarse con cuidado y repensar nuestro voto y no creamos todo. Acuérdense que el elector goza del sagrado privilegio de votar por un candidato que eligieron otros, ¿o no, Ambrose Bierce?

Por lo pronto ahí se ven.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *