TIERRA DE BABEL

Jorge Arturo Rodríguez

La serpiente no posee párpados

No me lo tomen a mal, pero la verdad es que las cosas se están poniendo color de hormiga, y este color es suave si consideramos que la situación se pondrá peor, y no necesitamos de prestidigitadores, videntes, charlatanes –los hay por todos lados-, para saber que si el mundo no se acaba, al menos quedará en manos de otros seres, a los cuales les valdrá pura madre la existencia de la humanidad como la conocemos hasta ahora, bueno la poca humanidad que nos queda, porque cada vez más nos desfiguramos, no nos reconocemos ni a nosotros mismos y entonces surge la negación, la intolerancia, la violencia, la anulación. Sí, es un exageración, dirán, pero que cada quien saque su cuenta o cuente sus días… ¡Qué fatalista suena!

Mi genial amigo Pascal escribió que “el hombre no sabe en qué puesto ubicarse. Evidentemente, está perdido, y caído de su verdadero lugar, que no puede volver a encontrar. Lo busca por todas partes con inquietud y sin éxito en tinieblas impenetrables”. Ahí ‘ta. Si hay esperanzas, por favor denme la dirección, con mucha discreción y cuidado, por aquello del espionaje, porque si no, chance lleguen primero los malandrines mercenarios y ya valimos nada.

A todos nos toca. ¿Quién se salva? Ya lo dijo el boxeador Julio César Chávez, por el asesinato de su hermano, “desafortunadamente se ha venido una inseguridad en Culiacán y en todas partes. Debemos unirnos todos los mexicanos para denunciar, para apoyarnos unos a los otros. Parece que no hay gobierno”. Bien “unirnos”, palabra que vengo escuchando últimamente en todos partes y que alcanzo a percibir que es puro bla, bla, bla, pero quién se avienta primero a iniciar esa unión. ¿Quién tira la primera acción? Con mucha razón se le llama “crimen organizado” porque las autoridades y ahora la sociedad civil estamos divididos, indefensos por temerosos. ¿Será mejor huir?

En el informe sobre América Latina No. 61, de fecha 28 de febrero de 2017, “Veracruz: reparar el estado de terror de México”, de International Crisis Group, leo: “Considerada en su momento un eje secundario de la economía criminal de México, Veracruz hoy se enfrenta a las devastadoras verdades de más de una década de violencia y corrupción a gran escala. Se cree que al menos 2.750 personas han desaparecido en un estado cuyo exgobernador es buscado por numerosos casos de malversación. Los asesinatos de diecisiete periodistas desde 2010 son los ejemplos más notorios de un torbellino de homicidios que tuvieron como objetivo, entre otros, a profesionales jurídicos, agentes policiales, potenciales testigos de delitos y cualquier civil que se atreviera a poner freno a las ambiciones de una multitud de organizaciones criminales y sus cómplices políticos”. ¡Gulp! ¿Ha cambiado la situación? ¿Quién dice yo? Yo me quedo con Roque Dalton: “Dolor el de la serpiente que no posee párpados./ Cómo no tener el veneno de saludo/ ignorando la fácil solución de incluirnos en la sombra?”

Los días y los temas

Javier Duarte de Ochoa, exgobernador de Veracruz, pos que siempre sí acepta el proceso de extradición. Sonriente, semblante sereno y sarcástico al mismo tiempo, combinación de gestos que obliga a la pregunta: ¿Por qué será? La vida no es muy seria en sus cosas, ¿verdad, Juan Rulfo?

De cinismo y anexas

No falten a la interesante exposición “Imaginario mexicano”, de la escultora Evelin Viveros SG, en las instalaciones del Congreso del Estado de Veracruz”, el próximo lunes 3 de julio del presente, a las 17:00 horas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *