TIERRA DE BABEL

Y el ganador (engañador) es…

No siguen engañando y caemos. En cada elección revive la esperanza de los mexicanos, sobre todo de los más jodidos, para luego darnos cuenta, otra vez, que la han aplastado, que el cambio y eso que llaman un “México mejor” nunca llegó. La política mexicana es “una porquería”, me dijo un amigo. Los de arriba –la minoría- saben por qué camino andan y hacia a dónde van, tienen en la mira sus propios intereses. Los de abajo –la mayoría- estamos desorientados, desorganizados –por ignorancia y pendejez- y nos llevan derechito a la chingada, a seguir peor de lo que estamos. Los que ni fu ni fa, pos sencillamente les vale madres, siguen la corriente y a como sople el viento.

A como va lotería política, antes de las votaciones, es probable que por ahí se defina el final –¿dónde quedaría el voto?-, porque lo único que nos falta es esperar que se unan Anaya, Meade, Bronco y Margarita que acaba de tirar la toalla de la contienda electoral. Es decir, votos pa’ Anaya y a chingar al próximo. Porque dicen que en el INE hay nerviosismo por un posible ataque cibernético, pos está de moda, qué caray. Y en esto el ciudadano sale sobrando.

Ahora Margarita Zavala se despide del show electorero, y no entendí lo que dijo: “He decidido y aprovecho aquí, decirle a los ciudadanos que retiro la candidatura de la contienda por un principio de congruencia, por un principio de honestidad política, pero también para dejar en libertad a los que generosamente me han apoyado y tomen su decisión como se debe tomar en esta difícil contienda para México”.

¿Principio de congruencia? ¿Principio de honestidad política? Si mal no recuerdo, en abril pasado Margarita declaró que no había posibilidad alguna de declinar, y dijo: “Yo haré toda la campaña y quienes deciden son los ciudadanos”. ¡No mames!

Hace poquito Ricardo Anaya anunció que buscaría a la exprimera dama para que declinara a su favor. “Sí, por supuesto. Mira yo la tengo en un extraordinario concepto a Margarita; yo estoy en la mejor disposición. Yo te puedo hablar de mi parte hacia ella: la tengo en muy buen concepto, la apreció y me encantaría que pudiéramos hacer equipo en este momento o en algún otro momento. Estoy no sólo abierto, sino en la mejor disposición”. Agregó: para “consolidar un proyecto ganador”. Ahí está, Chatos, ¿cómo les quedó el ojo?

Hace poquito también, José Antonio Meade declaró: “Había Meade antes de Peña Nieto y habrá Meade después de Peña Nieto”. ¡Gulp!

¿Meade ganará la presidencia? ¿O se unirá a Ricardito? Espere el siguiente capítulo de la mediocre pero entretenida contienda electoral. Vienen más debates, patadas bajo la mesa, arreglos en la oscuridad y etc.

Entre pláticas y bromas, un amigo me dijo: “Mi escenario: mandan a la chingada a AMLO; gana la presidencia Ricardo Anaya. Margarita Zavala a la Secretaría de Gobernación; Meade a la Secretaría de Hacienda (por aquello de “habrá Meade después de Peña Nieto”). “¿Y lo demás?”, le dije. “Pos a seguir negociando en la oscuridad, wey. La política es negocio”.

Los días y los temas

Bien por la LXIV Legislatura de Congreso estatal. Recientemente aprobó reformas a la Ley de Prevención y Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos y de Manejo Especial para el Estado de Veracruz. El objetivo: reducir el uso de bolsas de plástico y productos homólogos que se entregan en los supermercados y tiendas locales para el transporte de los productos comprados en los mismos, y así contribuir a un medio ambiente más sano.

Es decir, se prohibirá gradualmente el uso de bolsas y popotes de plástico en cualquier establecimiento mercantil que prestan sus servicios ubicado en territorio veracruzano. De igual forma, se sancionará gradualmente a los establecimientos mercantiles que utilicen bolsas o popotes de plástico no biodegradables.

La propuesta fue de la diputada Cinthya Lobato Calderón quien en tribuna expuso que es obligación de todos rescatar, preservar y defender el cuidado y protección del planeta.

Dijo: “Es momento de que Veracruz sea historia en todo el País, evitando el consumo gradual de plástico y obligar a los 212 Ayuntamientos a que a partir de 180 días de la entrada en vigor, se establezca la prohibición de popotes y plástico, ya que afectan de manera directa la salud humana y el ecosistema.”

¿Cúmplase la ley? Veremos, dijo el ciego.

De cinismo y anexas

Escribe Fernando Savater: “Idiota: Del griego idiotés, utilizado para referirse a quien no se metía en política, preocupado tan sólo en lo suyo, incapaz de ofrecer nada a los demás.” Sí; luego la palabra “idiota” derivó, en términos médicos, en “retraso mental profundo, una enfermedad mental que consiste en la ausencia casi total en una persona de facultades psíquicas o intelectuales”. La RAE define el vocablo como tonto o corto de entendimiento; engreído sin fundamento para ello; que carece de toda instrucción.

Quizás por eso el comediante Héctor Suárez “consideró que la corrupción en México no terminará si un “idiota” llega a gobernar el país, pues se trata de un cambio de moral individual. (…) señaló que ninguno de los cinco candidatos a la Presidencia vale la pena para él.” (alcalorpolitico.com, 16-05-18).

De cualquier modo, me quedo con Voltaire: “La idiotez es una enfermedad extraordinaria, no es el enfermo el que sufre por ella, sino los demás.”

Ahí se ven.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *