Urgente, establecer políticas públicas para prevenir embarazo en adolescentes


De las mujeres que dan a luz, 11 por ciento tienen entre 12 y 19 años, explicó el diputado Raúl Zarrabal

Xalapa, Ver.

Reformar la legislación y consolidar políticas públicas para disminuir la tasa de embarazos juveniles, ampliar el acceso a métodos anticonceptivos modernos y más eficaces, y proporcionar educación sexual integral tanto a los menores como a madres y padres de familia, pidió el diputado local Raúl Zarrabal Ferat.

Sobre la Iniciativa de Decreto para reformar y adicionar diversos artículos a la Ley de Salud del Estado –que presentó ante el Pleno de la LXIII Legislatura de Veracruz el pasado 30 de julio– citó el Diagnóstico de los Derechos de la Niñez en la entidad, elaborado por el Consejo Estatal de Asistencia para la Niñez y la Adolescencia (CEDAS), que revela que 11.37 por ciento de las mujeres que dan a luz son adolescentes de 12 a 19 años.

El Legislador recordó que las políticas públicas en materia de salud sexual y salud reproductiva no son cuestión de buena voluntad, sino una obligación del Estado para salvaguardar los derechos humanos de las niñas, niños y adolescentes, en concordancia con los tratados internacionales firmados y ratificados por México.

En su propuesta, turnada a las comisiones permanentes de Salud y Asistencia, y De Educación y Cultura, destacó el propósito de garantizar a niñas, niños y adolescentes el pleno desarrollo físico y emocional, con total respeto a sus derechos humanos: “La salud sexual y reproductiva es un enfoque integral para analizar y responder a las necesidades de hombres y mujeres, en su derecho a disfrutar de una vida sin riesgos”.

El embarazo durante la adolescencia –agregó– constituye un problema de salud ocasionado por factores múltiples, como la falta de educación integral que dé a niños, niñas y adolescentes las herramientas necesarias para conocer su cuerpo, los métodos anticonceptivos y sus derechos y responsabilidades en materia sexual y reproductiva.

Dijo que las políticas en la materia deben aplicarse en todas las regiones de la entidad, lo mismo en zonas urbanas que rurales o indígenas, sobre todo donde exista mayor incidencia de embarazos tempranos, ya sea por las costumbres, mandatos de género, rezago social, machismo o marginación.

Raúl Zarrabal consideró que en el núcleo familiar persisten tabús al hablar de estos temas y en muchas ocasiones se calla: “Es importante que el Estado, la escuela, la familia y todos aquellos que están en cercanía con niños y jóvenes tomen conciencia de la importancia de fomentar una educación sexual integral basada en principios científicos, sin prejuicios ni estereotipos”.