Violencia contra las mujeres obstaculiza el desarrollo social

Ofrece la doctora Rosío Córdova una conferencia en el Palacio Legislativo, en el marco de las actividades por el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres

Xalapa, Ver.

La violencia contra las mujeres es un obstáculo para el desarrollo de la sociedad y la democracia y el Estado es responsable de sancionarla, prevenirla y erradicarla, así como de implementar políticas para que deje de verse como un fenómeno individual y natural, afirmó la investigadora Rosío Córdova Plaza.

En la biblioteca José María Mata del Palacio Legislativo, la académica ofreció la conferencia Violencia contra las Mujeres y Violencia Social, una Relación Causal, como parte de las actividades realizadas por el Congreso del Estado en el marco del Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres.

Acompañada por la directora del Centro de Estudios para la Igualdad de Género y los Derechos Humanos del Congreso local, Martha Mendoza Parissi, y la diputada Ana Cristina Ledezma López, la conferencista convocó a las asistentes –originarias de diversas regiones de la entidad–, a sumar esfuerzos y trabajar en favor de los derechos del género femenino.

La violencia debe entenderse como un fenómeno social y generalizado –manifestó–, es pavoroso y no se percibe como tal, pero está presente en todos los estratos sociales con diferentes niveles: “La mayoría de las veces viene de los varones y en las zonas rurales el problema es muy severo. Encontramos muchas ancianas abandonadas que viven de la dádiva y nadie se responsabiliza de ellas”.

Reiteró la responsabilidad del Estado para evitar la impunidad de los agresores: “Nosotras debemos trabajar en nuestro proceso de ciudadanización y empoderamiento, exigir que se aplique la ley a quienes atentan contra las mujeres y entender que la violencia siempre tiene consecuencias”.

Rosío Córdova lamentó que la pornografía se vea actualmente como instrumento pedagógico, y que a través de muchos medios se difundan imágenes violentas en las que casi siempre se agrede a la mujer. Entre los jóvenes queda la idea errónea de que el sexo es así, que en este mundo sobreerotizado el cuerpo femenino se utiliza como instrumento.

Dijo que esta violencia genera una relación de dependencia entre lo social y lo familiar, porque se piensa que las mujeres están para ser usadas, violadas o usufructuadas, y por el simple hecho de existir son víctimas de delitos como trata, violación y homicidio: “La principal causa de los feminicidios es la violencia sexual, y persisten muchos otros tratos crueles que urge erradicar”.

La conferencista recomendó defender los derechos ciudadanos y políticos de las mujeres, porque si bien la ley establece que 50 por ciento de cargos de elección popular son para mujeres, es necesario que ocupen los cargos, para garantizar la creación y aplicación de las leyes con perspectiva de género.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *