Lun. May 20th, 2019

Yunistas paranoicos

“López Dóriga cobraba en el gobierno
de Nuevo León 13 mdp de chayote mensual”
Jaime Rodríguez Calderón

No son pocos los trabajadores del gobierno del estado, de los que han estado usando como “operadores políticos”, que ya no aguantan la presión de sus jefes y éstos del propio gobernador, que aseguran que votarán por otro candidato que no sea Miguel Ángel Yunes Márquez, pues consideran que sería un grave error hacerlo.

En primer lugar, porque si gana la presidencia Andrés Manuel López Obrador, la elección del Chiquis se anularía de inmediato ante tantas irregularidades y violaciones al proceso que se han presentado, prácticamente será una elección robada.

Luego, si no se llegara a anular, de las primeras cosas que haría López Obrador como Presidente de México es activar, a través de la Procuraduría General de la República (PGR), las demandas que ahí están en contra de quien ha insultado hasta el cansancio a López Obrador, Miguel Ángel Yunes Linares. Cerquita de AMLO estará Manuel Espino, quien interpuso una de las denuncias contra el gobernador por el delito de enriquecimiento inexplicable, y Elba Esther Gordillo, a quien Yunes Linares traicionó. Es decir, tela de donde cortar va a sobrar para caerle encima al hoy gobernador veracruzano.

Pero, además, la Presidencia ordenaría a la Secretaría de Hacienda no autorizar recursos para Veracruz, con lo que ahorcaría al muchacho que no sabría qué madres hacer ante una circunstancia de estas, de emergencia. Si bien es cierto que por ley la Federación está obligada a entregar a cada entidad federativa sus participaciones, también es cierto que si las retrasan no hay problema y eso es lo que harían, mandar lo justo retrasado y ni un peso más.

Ese no era el escenario que habían calculado los Yunes del estero, ellos querían el pastel completo, que Ricardo Anaya fuera presidente y el Chiquis gobernador, y a seguir con el saqueo.

Pero las circunstancias no se están presentando como querían; para ganar la elección de gobernador se la tienen que robar a Cuitláhuac García o a Pepe Yunes, y eso como que está en chino.

Por eso es que los operadores políticos del yunismo, los empleados del gobierno a los que tienen trabajando horas extras en la compra del voto, cada día se convencen más de no votar por el hijo del góber, a quien por cierto no toleran. Tres de ellos (empleados) de la Secretaría de Gobierno, con quienes platicamos ayer, nos decían que el voto se está dividiendo en dos segmentos; el razonado que se va a ir con José Yunes Zorrilla y el visceral que se irá con Cuiltáhuac, en quien confían para que meta en cintura a todos los petulantes yunistas, jóvenes inexpertos de la comuna boqueña que vinieron a ocupar importantes cargos dentro de la administración pública estatal creyendo que el estado les pertenece junto con las vidas de sus habitantes.

Ya se les hizo bolas el engrudo.

El domingo viene otra vez AMLO

El candidato presidencial de la coalición “Juntos haremos historia”, Andrés Manuel López Obrador, realizará una visita a la entidad veracruzana, confirmó ayer el dirigente estatal de Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Manuel Huerta Ladrón de Guevara.

Dijo que acudirá a partir del 27 de mayo  al sur de la entidad, en donde el candidato presidencial recorrerá Cosoleacaque, Minatitlán y Coatzacoalcos. El líder morenista aseguró que, pese “al triunfo inminente” de López Obrador, no dejará de visitar el estado.

“Va a ser muy importante su presencia y están más claras las cosas en el país y parece ser que este arroz ya se coció”. Incluso dijo que tanto López Obrador como el candidato a la Gubernatura, Cuitláhuac García Jiménez, tienen la delantera en las respectivas elecciones.

No obstante, llamó a los indecisos a votar por ellos, pues consideró que es la única opción para realizar una transformación en el país y el estado. “Nosotros seguimos desde aquí llamando a todos los que tienen la indecisión y aún a los que están decididos a que Morena está abierto para ellos a participar en las transformaciones del 1 de julio”.

Derecho de piso a madres de desaparecidos 

En este espacio nos hemos referido en varias ocasiones al llamado “derecho de piso” que es la cuota que imponen los miembros de la delincuencia organizada a los comerciantes, para permitirles que trabajen. Ese tributo económico que los delincuentes imponen se cumple o te matan, no hay de que me retrasé y luego me pongo a mano, no, es la vida lo que se deja en garantía cuando se acepta trabajar para esos criminales.

Hace poco, el gobernador Yunes Linares prometió combatir este problema si es que existía; hubo empresarios que se atrevieron a negarlo tal vez en defensa propia, pero el exhorto del gobernante fue en el sentido de denunciar a quienes incurren en estas prácticas para ponerlos en manos de la justicia: nosotros lanzamos la pregunta ¿quién demonios se va a atrever a denunciar si sabe que eso significa que un familiar o él mismo pague con su vida el atrevimiento?… Obviamente nadie.

El problema sigue creciendo, cada día nos enteramos de nuevos “clientes” a los que les caen los malandros y los ponen a cuota, pero lo que ya es el colmo de la impunidad, porque el problema existe gracias a la protección que las autoridades les dan a quienes los cometen, es que ahora a las integrantes de los grupos de madres de desaparecidos que organizan acciones para juntar recursos y continuar con su trabajo de buscar en fosas clandestinas los restos de sus seres queridos, también las han caído estos desalmados exigiéndoles el pago de una cuota, el pago del derecho de piso, para dejarlas que sigan con sus actividades consiguiendo recursos.

Sí, a las mamás de desaparecidos que recaudan fondos para continuar su búsqueda ahora les intentan cobrar derecho de piso. Esto lo declaró la directora del Colectivo Solecito de Veracruz, Lucía de los Ángeles Díaz Genao. Explicó que en uno de los puntos de venta que tienen, personas desconocidas llegaron para cobrar el “derecho de piso” por poder realizar las ventas. “La semana pasada, tres delincuentes se nos presentaron en uno de los puntos de venta y nos quisieron cobrar el derecho de piso, estamos viviendo en la inseguridad total, absoluta, es Veracruz, aquí no hay Estado de derecho”. Pues, no.

Díaz Genao no quiso dar a conocer el punto exacto en que fue, para evitar riesgos para las personas que se encuentran a cargo del punto de venta, pero dijo que se trata de una situación de inseguridad como la que se vive en la entidad. Las integrantes del Colectivo Solecito deben pagar al menos 12 mil pesos semanales para hacer la búsqueda en Colinas de Santa Fe, entre arqueólogos, personas que trabajan y maquinaria, donde han localizado más de 280 cuerpos. Para sufragar esos gastos, han recurrido a rifas, eventos, loterías y algunos puestos para vender material donado y para el que invierten con el dinero que obtienen.

¡Qué poca progenitora!

Ayudantía inconforme

Circula una carta del personal de Ayudantía del Gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, que bien vale retomar en este espacio. Dan a conocer que la mayoría de los escoltas no tienen compensación ni mucho menos viáticos; que andan desarmados y que jefes están facturando viáticos y hoteles de manera fraudulenta. Este asunto no es nuevo, quienes tienen amistades en esa área del Ejecutivo saben, por voz de los afectados, lo que esta pasando, solo que ahora lo redactaron en carta dirigida al gobernador y la pusieron en las redes sociales.

Pepe Yunes sigue creciendo

En el equipo de Pepe Yunes recuerdan que ha sido este candidato el único que ha mostrado un crecimiento constante desde la precampaña hasta la fecha, reflejado en los más diversos sondeos, de todas las casas encuestadoras, más cercano a los 25 puntos porcentuales, contra 28 y 30 de sus contrincantes, como para que de pronto, sin ningún antecedente, aparezca una medición que lo mande a un lejano tercer sitio.

La guerra de encuestas ya se veía venir. Se trata –según los estrategas– de generar la percepción de que un candidato puede ser el ganador el próximo primero de julio. Pero la treta la conocen todos y, por lo tanto, todos contratan a sus propias encuestadoras.